Altres webs municipals

Coronavirus Covid-19

L’Ajuntament de Vilafranca del Penedès està aplicant un protocol preventiu d’actuació davant l'atual situació de crisi per risc de contagi de coronavirus (Covid-19) entre la població. Mantingueu-vos informats pels canals web i xarxes socials de fonts oficials, com són l'espai web específic de l'Ajuntament: https://www.vilafranca.cat/coronavirus i al canal Cat Salut.

Més informació

Los tres días centrales de la “Festa”

Día 29 de agosto^

REPIQUE GENERAL DE CAMPANAS Y FORTÍSIMA TRONADA
Hay nervios y todo el mundo está ansioso por dar comienzo a la “Festa”. Se trata de un momento mágico que da paso a la emoción, pone la piel de gallina y nos indica que, una vez más, la Festa ya está aquí.

CERCAVILA (Pasacalle)
Primera exhibición de la veintena de grupos folklóricos que, entre los bailes populares, los castellers (torres humanas) y la Banda de Música, salen en fila con la ropa impecable, de momento, para demostrar a la población, todavía laboriosa, que realmente la fiesta ha empezado. Con dificultad para concretar la hora exacta, la "Cercavila" termina en la Plaça de la Vila (Plaza del Ayuntamiento), donde ya tiene lugar la primera exhibición castellera, conocida en el programa con el tópico de que “las collas levantaran sus primeros "castells, torres i pilars".

PROCESIÓN DE SANT FÈLIX
El público, junto con todos los bailes, acompañará al Santo desde la casa del Administrador correspondiente hasta la Basílica de Santa Maria. Por lo tanto, el itinerario se desconoce hasta que no ve la luz el programa oficial. Los Administradores, después de la Festa Major, se quedan la imagen de Sant Fèlix en su casa y se la pasan de unos a otros, en turnos rigurosamente cronometrados hasta devolverla a la Basílica el primer día de la Festa Major del año siguiente. A las 23 h, tras la cena (al que le haya dado tiempo), se tiran unos extraordinarios fuegos artificiales que aseguran el embelesamiento de propios y extraños. Seguidamente empiezan los espectáculos nocturnos.

Actualmente, puede haber una media docena de actos simultáneamente y en todos tienes que correr si quieres sentarte (en los que hay que sentarse, claro).

Generalmente, hay concierto selecto de la Banda, teatro, sardanas, recitales, verbenas populares... y últimamente se ha institucionalizado la EMPALMADA, que es una buena excusa para los que no les apetece irse a dormir: hay baile y juerga oficial para no volver a casa hasta el día siguiente.

Día 30 de agosto. Sant Fèlix^

A las 7 de la madrugada, el repique de campanas anuncia la festividad y las reliquias de Sant Fèlix se exponen para la veneración de los fieles. Paralelamente, los “grallers” se concentran en la Plaça de la Vila para empezar a tocar, mientras aún se desperezan, al son de las MATINADES. En varios grupos, y acompañados por gran cantidad de público, desfilan por los barrios de la Vila con el objetivo de despertar a todo el mundo. Algunas asociaciones, establecimientos y ciudadanos a título particular ofrecen comida y bebida a los pasantes, lo que acaba siendo un auténtico desayuno por entregas.

Hacia las 9.30 h de la mañana, después del desayuno y de la llegada de las COLLES CASTELLERES invitadas, los bailes, comparsas, grallers, falcons, castellers y la banda acompañan a los Administradors desde el Ayuntamiento hasta la Basílica de Santa María, donde se celebra el Ofici Solemne en honor de Sant Fèlix y la ofrenda de todos los bailes. A la salida de la celebración religiosa, que tiene lugar en la Basílica, las colles castelleres levantaran sus pilares delante del Monumento a los Castellers.

A continuación, acompañados del largo séquito antes nombrado, los Administradores se dirigen al Ayuntamiento donde, junto con con las Autoridades Municipales, presidiren una breve muestra folklórica de bailes y danzas y, a continuación, el plato fuerte de la jornada: la EXHIBICIÓN DE CASTELLS, TORRES I PILARS a cargo de las "colles" (grupos) punteras del mundo, en lo que a castillos humanos se refiere. Juntos, intentaran hacer lo posible para demostrar la realidad de la frase que muestra la cerámica de uno de los pórticos de la plaza: "Vilafranca, la Plaça més Castellera".

Después de la suculenta y tradicional comida, la tarde empieza con un concierto de Banda.

Poco después, sale de la Basílica de Santa Maria la tradicional procesión de Sant Fèlix, formada por toda la comitiva habitual, la Corporación Municipal en pleno y muchos exadministradores y otros ciudadanos que acompañan la imagen del Santo. La procesión acaba también en la Basílica, donde tiene lugar la ENTRADA DE SANT FÈLIX, un momento que hoy en día se podría calificar de imponente por su intensidad y fugacidad. Los fuegos artificiales, la evolución de todos los bailes, la mezcla de las grallas y la música de la Banda constituyen, en su conjunto, un espectáculo de una inexplicable e íntima belleza.

Después de la cena, llega el momento de escoger cual de los muchos espectáculos que se celebran en diferentes puntos de la Vila se va a ver.

Día 31 de agosto^

Como el día anterior, la jornada empieza con las Matinades, que ya sólo siguen los que todavía se aguantan en pie. A las 9.30 de la mañana se repite la operación de acompañar a los Administradores a la Basílica, donde se celebra la Misa solemne, en sufragio de los difuntos de la Vila.

A su término, se regresa a la Plaça de la Vila, donde tiene lugar una gran MUESTRA FOLKLÓRICA. El día 31 es, sin duda, el día de los bailes, los cuales ofrecen todo su repertorio en lo alto de un escenario que se instala en el centro de la Plaça de la Vila. A pesar de que se repiten cada año, el desfile y evolución de los diferentes bailes constituye uno de los momentos más multitudinarios y, a la vez, entrañables de la “Festa”.

A continuación, las collas castelleras locales realizan su última exhibición.

Al finalizar, todos los “grallers” (alrededor de 50) se concentran para entonar el típico TOC DE VERMUT, que repetirán hasta la saciedad hasta el final de la rambla. La gente, mientras, se agarra por los hombros y acompaña a los músicos saltando hasta la extenuación al ritmo de la melodía.

Al atardecer, la última procesión sale de Santa María y, tal como anunciábamos antes, entra en casa de uno de los Administradores, desde donde se tiraran unos magníficos fuegos artificiales que acompañarán la actuación de todos los bailes, “castellers” i la Banda.

Por la noche, se repite el dilema del día anterior: habrá que escoger entre las diferentes opciones de teatro, conciertos, música, baile, etc. que se ofrecen por toda la Vila.